Si dicen mal de ti con fundamento, corrígete; de lo contrario, échate a reír." Epícteto

viernes, 15 de octubre de 2010

Los 33 mineros regresan con vida de las entrañas de la tierra.

Más de mil millones de personas hemos visto, en tiempo real, el casi milagroso rescate de los 32 mineros chilenos y 1 boliviano, sepultados desde hace más de dos meses en la mina San José, en el norteño desierto de Atacama.

“La Pacha Mama los devolvió con vida, los parió de nuevo”, dijo una anciana sabia, mientras veía salir, uno a uno, a los mineros, con lentes negros y arneses amarillos, emergiendo desde el fondo de la tierra y abrazando a sus familiares, entre aplausos y lágrimas de emoción.

La hazaña ha sido portentosa. La máquina perforó la roca a 700 metros de profundidad. A través de ese cordón umbilical de apenas 66 centímetros de ancho, ingresó la cápsula de rescate que extrajo a los 33 mineros accidentados. 33 compañeros que desde el primer día se organizaron, se distribuyeron las responsabilidades y se dispusieron a colaborar.

Protagonistas sin pretenderlo de un momento histórico, los 33 mineros se han convertido en héroes nacionales, coincidiendo con el Bicentenario de la Independencia de Chile. Su odisea, desde luego, también ha servido para llamar la atención sobre los riesgos que conlleva el trabajo en la mina.

Mario Sepúlveda, el segundo minero en salir a la superficie, declaró que hay que aprovechar el momento para subsanar los fallos en la prevención de accidentes y no depender sólo de la buena suerte. “Este país tiene que entender de una vez por todas que tenemos que hacer cambios en el mundo del trabajo, muchos cambios”, dijo Sepúlveda.

La mina San José, con 100 años de antigüedad, cuenta con un largo historial de accidentes mortales. Prueba de sus deficiencias en materia de seguridad es que las vigas son de madera y no de hierro. Algunas familias ya reclaman a los propietarios irresponsables varios millones de dólares en indemnizaciones. Y tienen toda la razón en hacerlo.

Aparte de esto, hago distinción en el blog de Red Escolar lo siguiente:
Buenas noches apreciados colegas de nuestra Red Escolar, aprovechando el chance que me dan mis estudiantes de la Universidad para escribir estas lineas les comento lo siguiente:
En primera instancia, muy contento por el rescate de los 33 mineros sepultados en la Mina de San José, al sur de Chile, una labor muy importante, como la de garantizar la vida de sus conciudadano es un deber democrático fundamental, ahora viene la otra parte, la cual veremos el comportamiento del señor Piñera, cuando le toque enfrentar las demandas de los familiares, interpuesta en los tribunales chilenos, tantoa las empresa que los contrató y al Estado, por otorgar una concesión de manera fraudulenta, sin tomar en consideración las regulaciones en materia de protección del ambiente de trabajo y la otra demanda, aunque no es jurídica, es social, la cual es la de los otros mineros que quedaron sin empleo por el cierre de la mina, hasta el momento no existen políticas públicas aplicables para la defensa del su derecho fundamental a la trabajo. Tremendo democráta este Señor Piñera.
en respuesta de un comentario que reza así:
Que maravilla el rescate de los mineros en San José, el pueblo chileno y su presidente se ahn lucido frente al mundo entero. Un Gobierno democrático responsable.

Cosas Veras Sancho.
Miguel de Cervante Saavedra.