Si dicen mal de ti con fundamento, corrígete; de lo contrario, échate a reír." Epícteto

domingo, 28 de marzo de 2010

LA MEDIOCRIDAD DEL MAGISTERIO VENEZOLANO.

LA MEDIOCRIDAD DEL MAGISTERIO VENEZOLANO.
Prof. Eduardo Rengifo.
Realmente en estos días entendí de forma contundente las diferentes expresiones emitidas por algunos amigos míos cuando se referían al gremio de los educadores venezolanos, uno de los más humillantes, desde mi modo de ver las cosas, cuando estando en una oportunidad en las oficinas del Instituto de Previsión y de Asistencia Social para el Personal del Ministerio de Educación (IPASME), ubicadas en la Urb. El Paraíso, de acá de Caracas, esta persona me dijo “profesor no es gente”, en alusión a que este profesional se comportaba como salvaje en la mayoría de los casos, y que realmente no sabía dirigirse de manera decente hacia los servidores públicos que trabajaban en el Instituto antes mencionado.
Otro momento importante fue cuando en emes de Octubre de 2008, en el marco de una reunión, una colega se dirige hacia mí y me comenta que los docentes de este país carecen de conciencia política real y que por lo general confunden el hecho político con las actividades de índole proselitista y además no tenían la intención de cambiar culturalmente, transformándose en un personal conformista y hasta cierto punto perezoso, a la hora de buscar el perfeccionamiento académico. Debo confesar que esas aseveraciones o conclusiones de los amigos produjeron en mí una alerta tremenda.
Realmente yo aún tenia la idea que este gremio, si bien es cierto que pasamos por una crisis del modo de producción capitalista, parafraseando a mi amigo Jesús Farías, Economista de profesión y docente de oficio, debemos reflexionar sobre el papel o el rol fundamental de las Universidades Pedagógicas y Experimentales e incluso las universidades públicas del país, en materia de la formación del talento humano en la rama educativa, ya que la misma deja mucho que desear.
Fui invitado a una exposición en una de las clases de Post Grado de la Universidad Santa María y de lo que fui testigo es realmente espeluznante, todas docentes, me refiero que las participantes a ese curso estaban en la clase de Políticas Educativa y eso daba pena ajena, primero; mostraron un profundo y llano odio hacia las políticas educacionales que lleva a cabo el Gobierno Nacional, en segundo termino; manifestaron ignorancia supina a la hora de analizar las misiones educativas, tanto es así, que el docente que imparte la cátedra es opositor y este les dijo que la clase no era una arenga política para mostrar su rechazo a la Enmienda Constitucional y que comiencen a explicar la materia.
Lo más vergonzoso es ver docentes y maestros maltratando el castellano y burlándose de los estudiantes de la Misión Robinson, entre docentes ponentes del tema de las políticas educativas, se escucharon palabras como: hubieron, agarrao, fuinos, pol dios y mis santos, yo si le mente la madre al alcalde, entre otras palabras más.
En un trabajo mío, intitulado El Sabor de la Historia, hago referencia concreta en la crisis existente en este momento dentro de los muros del Instituto Pedagógico de Caracas y la política de Formación diseñada por el Gobierno Nacional, la cual es diametralmente opuesta, incluso, a la planteada por la UNESCO, la cual esta fundamentada en el enfoque constructivista y que además ya tiene aproximadamente 12 años y meses, iniciada por el Ex Ministro de Educación Antonio Luis Cárdenas, en el segundo periodo del Ex Presidente Rafael Caldera.
Realmente es alarmante la calidad de profesional que esta saliendo de estos institutos universitarios y sobre todo de las Universidades Pedagógicas, formando profesionales fuera de contexto, tanto como en lo político, así como en lo social, jurídico y cultural. Siguen sin entender estos profesionales de ese día y en esa exposición los diferentes cambios o transformaciones que ha sufrido el Ministerio del Poder Popular para la Educación, dicen que Bolívar era homosexual y que nunca estuvo en batallas y lo del Congreso de Angostura son simplezas, cuando habla de la Moral y las Luces, ya que este fue promiscuo, resaltando la figura de otros lideres.
Debemos revisar y reflexionar sobre el profesional que queremos, necesitamos y requerimos en la sociedad de la transformación, que no solo vive Venezuela, sino también el globo completo. Hay que reconocer que no todos tenemos ese tipo de estereotipos, aunque hay que decirlo con honestidad es un conglomerado importante de profesionales de la educación que están con estos comportamientos, donde prevalece es la arrogancia, el desinterés, el egoísmo, hasta la hipocresía y la mentira, sin dejar de lado la negatividad hacia el educando, razón de peso para la formación de este profesional.