Si dicen mal de ti con fundamento, corrígete; de lo contrario, échate a reír." Epícteto

martes, 15 de febrero de 2011

Felíz Día del Amor y de la Amistad. Retardado.

Realmente, uno de los dias más comercializado en estos tiempos de cambios y de revolución, ya que en este siglo, la revolución más importante del ser humano, es la del conocimiento y de las formas diferentes de transmitirlo, a través de un proceso denominado COMUNICACIÖN, el amor y la amistad toman tintes de mercantilización, cada vez más asombrosos. Sin embargo, las personas, en todos los rincones de nuestra querida, contaminada y única nave espacial, como diria nuestro hermano Walter Martínez, se formulan la siguiente interrogante, ¿Cuál es el origen del Día del Amor y la Amistad?

Menuda pregunta, ya que existen diferentes explicaciones del mismo tema, y yo, que también tengo mi explicación particular, se las voy a comentar de inmediato.

Todo se remonta al Siglo III de la era cristiana, en la ciudad de Roma, cuna del Imperio Romano, donde vívia un presbistero de la Iglesia Católica, eran los tiempos del Emperador Urbano, este señor, llamado Valentín, el cual hacia los oficios matrimoniales de una manera muy peculiar, como peculiar también eran los novios, ya que estos eran, principalmente, soldados del Ejercito Imperial Romano, los cuales, para esa época, tenian prohibido contraer nupcias, de acuerdo a los mandos militares más altos del mencionado ejercito, no rendian lo suficiente en batalla por pensar en sus consorte y demás familiares.

Valentín, los casabas a escondidas, casí en las catacumbas, para cumplir de esa manera con uno de los mandatos más hermosos y divinos de Díos, la unión conyugal a través del santo matrimonio. Valentín fue descubierto y hecho preso por las autoridades romanas, las cuales le dierón condena con la pena de muerte, la cual se ejecutó el día 14 de febrero, siendo crucificado en la Roca Tarpeya. Años más tarde se cononiza, ya que por declaraciones de téstigos, se dice que Valentín hizo el milagro, en uno de sus oficios matrimoniales, de darle la vista a una novia invidente, por ello se hace santo.
Yo te deseo, apreciado lector, que el milagro de Valentín ilumine los espacio de amor y de vida que desees