Si dicen mal de ti con fundamento, corrígete; de lo contrario, échate a reír." Epícteto

miércoles, 18 de diciembre de 2013

El cese de hostilidades y la mesa de conciliación en Colombia

Colombia, la hija predilecta de Miranda, el venezolano más politizado de nuestra historia y quizás de la humanidad, ni siquiera comparable con Alejandro Magno o con Cayo Julio César, ya que en su incendiaria verborrea lo que siempre habló fue de libertad. Tal vez nuestro Libertador pagó cara la entrega de este Gigante de la historia cuando en la amada Colombia de Bolívar se fraguó su implosión y traición. Santander y Paez jugaron con La Cosiata para la inminente separación. La Oligarquia antibolivariana jamás imaginó que estaba firmando una guerra fratricida contra el pueblo llano por el control del Estado. En la era Post moderna, para complacer a mis amigos detractores, 50 años de confrontación no son nada, un estado paramilitar tampoco y menos los millones de muertos que se funden y confunden con la miseria de este país. Hoy pareciera verse un camino, espinoso, difícil, rudo, con morteros y minas por doquier, sin embargo; la voluntad política puede más. Lo importante es la construcción de la Paz, que no existe desde que José María Obando dejó sembrado al benjamín de América en Berruecos comenzando así el grito de maldad.
Este es por hoy, 17 de Diciembre de 1830. desaparición física del Padre de la Patria. Me referí a Colombia ya que discurrir en el tema, el cual es tocar quirurgicamente la realidad de la América. Colombia el Israel de América. Miranda debe estarse retorciendo en su lugar de descanso eterno en algún sitio de La Carraca, en Cadíz intentado ser borrado por la Santa Inquisición y nuevamente enterrado con la muerte del Libertador, quien en 1816 fue que entendió a Miranda.
Recordemos que fue Simón Bolívar quien entregó a miranda después de capitular en la Hacienda de Tapatapa en 1812. Determinándose así la caída de la 1era. República Venezolana.